PRECIOSO HASTA DOLER …


No saber  si eres ave,  una estatua o una rosa, mariposa o madera; para mí,  ya sabes, sólo eres un poema de palabras cortas:  vale decir, eres lo que quiero de ti, lo que espero de ti, mientras te espero ,lo que canto de ti mientras murmuro, lo que sueño de ti mientras despierto.  Sólo un poema de palabras cortas: una carta nocturna una guitarra sombría, una mirada silenciosa, esta ventana abierta.  Vale decir: eres  lo que quiero de ti, lo que espero de ti, lo que callo de ti y no digo, lo que sueño de ti y deseo.

 

Sobre un poema perdido de palabras cortas ( Mario Doldan )

Anuncios

LETRA Y MELODÍA


 

Me desperté esta mañana con  letra y melodía en mi cabeza, tararee el estribillo  todo el día por pasillos por la calle, para no olvidarla…

Pensando en el mensaje que traía consigo,  vino a mi mente  el día que el destino nos permitió coincidir.   Sin buscarte apareciste, sosegado e impalpable.  

Revistiendo mi presente de tu indiscutible don, saltándote las vallas de mi pasado, y dibujando un futuro incierto.

No sabíamos  detectar si éramos  reales o ilusión, sin embargo nos  sumergimos  en nuestros  mundos  y nos  dejamos  fascinar por nuestros  encantos hasta  rabiar.

El día que nos vimos frente a frente,  Cupido  enmarcó en nuestras almas, la mirada que nos hizo reconocernos,   que sellamos con un beso que se alegró  de haber acertado y que dirigió  el camino hacia mi nuevo hogar, tus brazos.

Tu cuerpo, letal para mis deseos,  en el  que me fundo, como acero en un pozo de fuego, tu pecho refugio de mis miedos, (incluyendo  a las pelis de terror),  tu  voz que calma mi sequía en medio  de las  dudas y la ausencia, y la complicidad que nos impulsa a  hacer realidad nuestras  fantasías.

Nananana……  Es tu forma de querer, quien me hace amarte… Es tu forma de querer  la razón de mi existir…

 

A mi futomaki .  

EL FINAL DE UN RECUERDO…


 

Se avalanchan  tus recuerdos, no se con que intención, aunque intuyo que su fin es demolerme.

¡Inoportuno! no sabe acaso, que tengo al amor que refresca mis días … Se persigna con cinismo, se presenta como el camarada que espera la revancha.

El instante de un sueño que tuve, no fue  aquella tarde que decidimos tomar caminos distintos para poder dejar libre el sentimiento que nos ataba, fue cuando por fin entendí que un adiós es un adiós, y que el mundo seguirá girando a pesar de ti y de mi.

 Aquella mala hora que quedó tallada en el alma inmortal de nuestro  tiempo,  aquella tarde, supe que no te irías para siempre, pero supe que yo, no volvería jamás.

 Recoge pues, tus cadenas rotas mi estimado recuerdo, márchate como el perfume con olor a  nostalgia, que dejó tu despedida, sálvate lejos de mí, que vas a entrar en mi pasado, el pasado de mi vida, porque he de tomar nuevos caminos.

El instante del sueño que tuve, no fue cuando  dijiste,  amo a otra, ni  cuando el dolor me partió en dos, y la soledad me devoró, y me sepultó en la ruina, fue cuando por fin aprendí a pintar  sobre el paisaje muerto de tu  recuerdo un nuevo paisaje…   Al  amor que refresca mis días.

 

 

 

 

 

 

 

 

ESO, QUE LLAMAN AMOR…


 

Amo como ama el amor, porque no conozco otra forma de amar…  Sincera,  descomplicada y  sin dolor, primitivamente fiel,  sin protección ni daños a terceros… He amado tantas veces,  como tantas veces he perecido por amor, tanto que mi  estúpido corazón me pide tregua   porque ya no quiere latir en vano.

Eso, que llaman amor, será lo mismo que enfermarse, ó sentir que quieres darte  sin precio, sin tiempo, sin condición, a muerte, sin fundamento, sin escatimar, sin ver a quien, sin saber su nombre, en la distancia, a mi vera, a ciegas, a golpes, a tientas, sin frenos, a lo obsesivo, a lo platónico, a lo imposible de lo imposible, en el silencio.

Ladrón de tantas noches de sueño, hasta sentir morir, por que sin el, nada tiene sentido…

Que llega desordenando el curso de mi vida, etéreo hasta convertirme en alguien que ni yo misma reconozco, y que con cada efecto, embriaga mi alma de dudas …

Lo suyo sería que llegásemos al amor, no cuando encontramos lo perfecto, si no cuando aprendemos a creer que lo imperfecto es totalmente perfecto. (Debería ser menos complicado de lo que parece).

De mientras seguiré creyendo en eso, que se le llama así, AMOR, mientras convencida estoy, de que habita en mi, que amo como se ama, aunque eso, me haga reír y luego perecer.

Y el muy cabrón una y otra vez se descojone de risa …