MUJER EN LA VENTANA


De mirada perdida en el horizonte, pero no está viendo nada…

¡ Lo qué pasará por su mente!.

El tiempo calla para escuchar las voces de su pensamiento, la mujer que mira a través de la ventana, construye,  destruye y reconstruye  días de otra latitud.

Se aferra a su ventana  que  transciende entre su interior y su exterior,  exhorta a su Dios  con  fe,  a sabiendas de que Dios, apaleará la última palabra, y mientras  tanto, tendrá que esperar  su voluntad.

Mujer!

De la ventana, con duda inútil, con melancolías que a veces atraviesan su alma,  con la personalización de ausencias, la  que urde un plan, la del  estado contemplativo, la del grito de auxilio silencioso, la de la  sonrisa enamorada, la del comadreo habitual, la mujer  que empuña en su mano odio y resentimiento, la que alza sus hombros y  suspira plenitud, la que mira sentada mientras sus brazos rodean sus piernas, la que mira a través de la ventana del tren en marcha, la que  ligeramente retira la cortina y  falsamente sonríe,   la que escribe y mira…

Esa,  de mirada lejana, en todas sus formas, promueve  su pasado, su presente, y  un futuro que frágilmente  acecha su juicio.

¡Lo que pasará por su mente!…

Anuncios