LA MARIPOSA


Ya van tres de doce meses,  y la mariposa sigue hibernando, esperando a  que sus alitas se desplieguen para poder volar hacia donde el viento del amor le lleve.

Reposa en jardines de franca notalgia, aferrada a ilusiones que se fecundan y se esterilizan, que se configuran y se desconfiguran entre si.

Inhospito el destino, que le aguarda, pero en sus alas la esperanza prevalece en cada despertar.

Ya no soyosan sus ojos, ya no reclama nada,
sólo espera el gran día en que sus alas, emprendan el vuelo a donde el vendabal del amor le lleve.

Anuncios

5 comentarios en “LA MARIPOSA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s