RESIDENTE


Metí en mi mochila tres vestidos, un par de zapatos, un libro de Benedetti, una fotografía, tres consejos montañas de recuerdos y  la confianza entre mi presente inmediato y mi futuro incierto.

Empaqué, ilusión por transformar mi vida en busca de la mujer que merezco ser que  siempre soñé que sigo soñando…

Me despedí con una sonrisa enmascarada de nostalgias y miedos,  y con la bendición del padre del hijo y del espíritu santo crucé el Océano Atlántico con  ilusion.

“Has que tus anhelos sean tan fuertes como la especie de raíz  de un gran árbol, que solitaria, rompe toda clase de tierra  y sobrevive a todo tipo de terreno llegando tan lejos como pueden”.

Soy  raíz de grandes árboles en tierras desconocidas…  Aunque el sol me caliente de manera diferente, aunque ya  no es el mismo cielo,  huelo,  miro y degusto… Y también extraño.

Soy residente, extrajera la verdad!  

Las miradas escanean mi color de piel y optan por el lenguaje  de la indiferencia, indiferencia a todo. A mi forma de ser,  a mi forma de sentir, a mi forma de amar dando paso a la  ansiedad.

No obstante, también  sabe a mentira mi verdad, sabe a tristeza la  ansiedad.

Inspirado en un 24 de Abril del 2008.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s