EL CHICO DE LA CAPILLA


Ahí está  otra vez El!  Como todos los días y a la misma hora.

Se refugia  en la capilla de la Virgen de las angustias…

Desde la última banca;  Invisible oculta entre flores y velas, entre santos y silencio me  pregunto cuál será su necesidad, ¿Será un familiar enfermo? ¿Un anhelo inalcanzable? ¿Un lavado de conciencia? ó  quizá ¡Implora por un milagro de amor!…

Día tras día,  entra en la capilla se presigna, se arrodilla, cierra sus ojos, entrelaza sus manos en señal de suplica… Y empieza a susurrar más que palabras.

No sabe que le observo, no sabe que le admiro, no sabe que mi oración no empieza hasta que él se va.

El chico de la capilla se levanta y se aleja,  dejando eco en mi corazón, dando por hecho que su petición se cumplirá,  mientras tanto yo,  en la última banca intento que mi oración empiece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s