LA NOCHE DE LOS REYES DE ORIENTE


Cuando todo es dolorosamente claro y evidente a nuestro alrededor, ante nuestra vista  no hay más remedio que aceptar lo sucedido…

Con tristeza se recoge la dignidad del suelo,   se anulan  los recuerdos y se dejan  donde nadie, ni uno mismo los vea.

Le llaman :  “Pasar  página”.   Y cerrar  el libro otra vez.

Y es que  entre todo el  silencio incoherente, y el choque planetario  que sentimos  …

 Es ahí!!!   cuando debemos levantarnos.

  Limpiarnos las lágrimas.

Y dejarnos  ver por el mundo.

 Porque hay un mundo fuera del  sofá, de la  cama, del rincón…  Que está esperando por nosotros.

 Y múltiples miradas sinceras y  otras no tanto, insinuantes, acusadoras e  inquietantes, miradas dulces y puede que amargas,  que tienen el poder de revelarnos lo imprescindible que somos  en esta vida.

 “Después  de pensar  en esto”:

 La mujer se  levantó del sofá.    Apagó la tele, acto  seguido se  duchó.    Al terminar  entró a su habitación   abrió el armario y  sacó  aquel  vestido negro que ceñía su cuerpo.  En  su cabello optó  por un peinado diferente al habitual.   A su rostro le puso un  maquillaje sugerente, y   a sus pies  le puso unos preciosos  botines  de tacón.

 Finalmente,  se miró al espejo…

Y se dijo así misma:

  “Soy la dueña de mi destino”

Llaves al bolso;  Salió pues de su casa dejándose  llevar por la  noche.

    La  noche de los Reyes de Oriente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s